Administrador y redactor de El Rincón Nipón.

domingo, 14 de octubre de 2012

La saga Yakuza


Tenemos ante nosotros a dos de los juegos más "pesados" para la segunda consola de sobremesa de Sony, se trata de Ryuu ga Gotoku, o como es más conocido en Occidente, Yakuza. Y es que los chicos de Sega se lo han currado bastante en los dos primeros Yakuza, no solo en calidad sino en cantidad. Puede que nos quede un poco antiguo eso de jugar en un televisor con formato 4:3 (aunque Yakuza fue uno de los primeros juegos de PS2 en incluir también el modo 16:9) y que el modelo de "mini-sandbox" a lo GTA se nos quede hoy muy pequeño, pero en su momento fue una revolución para PlayStation 2.

En Yakuza controlamos a Kazuma Kiryu, un yakuza que es encarcelado como supuesto asesino del jefe la familia Dojima al cual pertenece, aunque su cometido no fuera otro que encubrir al verdadero asesino (Akira Nishikiyama) y los verdaderos motivos por los que fue asesinado. Diez años después sale de la cárcel y nos encontramos en medio de Kamurocho, el barrio en el que se sitúa la trama principal de la historia y que está basado en el barrio rojo de Kabukichou en Shinjuku (Tokyo). La vida ha cambiado y también el clan, ahora Akira tiene una familia propia dentro del Clan Tojo (la familia Nishiki) y ha desaparecido una enorme cantidad de dinero que tú tienes que buscar. Además de ajustar cuentas con Nishiki también tendremos que ayudar a la pequeña Haruka a encontrar a su madre, la cual tiene mucha relación con la historia al verse implicada en el caso del asesinato de Shohei Dojima después de sufrir acoso sexual por parte del yakuza.

La historia está muy bien hecha, tiene toques de aventura y también de RPG. Según vas andando por la calle puedes encontrarte con gente que te ofrece misiones a cambio de objetos o dinero (misiones muy cortas, nada de recorrerse medio mundo), e incluso puedes encontrarte de manera aleatoria a varios grupos de enemigos que te atacarán de 3 en 3 (o quizás más) de una forma muy parecida a los juegos de RPG. Si ganas, obtienes experiencia que te será útil para subir los puntos de tus habilidades, y pueden darte dinero u objetos que te servirán para recuperar salud o aumentar la barra de furia. Esta barra se llena con los golpes a los enemigos y, una vez llena, te permiten asestar un último golpe bastante más poderoso en medio de la batalla, algo así como golpear la cabeza del enemigo contra el suelo, una pared, un objeto o intentar partirle la columna vertebral... Quitando la gran cantidad de peleas que hay, el guión en sí es una pasada. Está escrito por el novelista Seishu Hase (al igual que el de Yakuza 2 y los de las dos películas), famoso por las adaptaciones que hizo Takashi Miike de sus novelas The City of Lost Souls y Sleepless Town.

El apartado gráfico es de lo mejor que ha dado esta consola, cualquiera que haya jugado mucho a PS2 lo entenderá. Por aquel entonces (2006) las caras de los personajes eran muy detalladas, así como los escenarios por los que te movías, no solo por las calles sino también los interiores. Cada metro de calle estaba adornado o iluminado por los neones de una tienda, un bar, una sala de juegos (Sega Center), un club... También por cabinas telefónicas, donde podías guardar el progreso de tu partida. Dentro de los edificios el detallado era bastante alto, podías entrar a una tienda y prácticamente distinguir los productos en los estantes (si estás familiarizado con el mercado japonés, claro). Me atrevo a decir que los gráficos de Yakuza o Yakuza 2 superan a casi cualquier juego de Wii (eso no es novedad), pero también a muchos juegos de Xbox 360 (Final Fantasy XIII...) o PlayStation 3 (Two Towers II). En serio, no exagero.

La música no es algo a destacar en este juego, mientras caminas la música es prácticamente imperceptible debido a los pasos de Kazuma. Cuando algún enemigo se te acerca para pelear parece que la música te introduce en una película de Bruce Lee, pero pronto te das cuenta de que la secuencia de introducción a una pelea (un coñazo, hablando mal y pronto) es la única parte de la lucha en la que tienes música. No vamos a hablar mal del juego por la música, porque los diálogos en los vídeos están doblados perfectamente. En mi caso os hablaré de la versión japonesa, las voces son mejores que las de los actores que dan vida a los personajes de las películas de imagen real (y eso que la película está muy bien hecha), con eso lo digo todo.

Terminar Yakuza es todo un reto, ya que es prácticamente un juego de RPG en cuanto a desarrollo. Las peleas pueden ser casi tan cansinas como las de los primeros Final Fantasy, y el desarrollo del juego es largo pero entretenido. Cuesta creer que el juego que venía a suceder a Shenmue (Dreamcast) pudiera tener una secuela que estuviera a la altura y no se quedara en "algo más" que jugar con el nombre de Yakuza. Además Sega piensa en los jugadores y a partir de Yakuza 2 podemos ver secuencias de vídeo que nos resumen las historias de los juegos anteriores, en este caso las de Yakuza. Después de un túmulo de acontecimientos que no os espoilearé, Kazuma intenta terminar con su vida de yakuza y alejarse del Clan Tojo, pero no le es posible. Peleas internas en el Clan con la amenaza de un cambio del cabeza y unos problemas que vienen de largo con un clan coreano acaban inmiscuyendo de nuevo a Kazuma en el mundo de los yakuza.

La segunda parte del juego tiene pocas mejoras audiovisuales con respecto al primer juego. Solo puedo resaltar una diferencia notable, y es que Sega no se esforzó en traducir el juego y en España lo pudimos disfrutar desde 2008 (casi dos años después de su salida en Japón) en un casi perfecto inglés. Las voces japonesas vuelven a ser impresionantes, os hablo de las versiones que he podido jugar yo y desconozco si las voces inglesas suponen un buen doblaje o vienen a ser lo mismo que todos los doblajes ingleses de videojuegos japoneses, una pérdida de tiempo y dinero.

Antes de meternos con Yakuza 3 he de hacer un pequeño inciso, el próximo 1 de noviembre se ponen a la venta en la PSN la edición en HD de Yakuza 1&2 para PlayStation 3, la cual es una compra obligada para todos aquellos que no han podido disfrutar de Yakuza en PlayStation 2 o para los que ya han jugado y quieren tener un orgasmo videojueguil con un juego mejorado de algo que parecía casi imposible mejorar. Los rumores sitúan el precio a 5.229 yenes, 51 euros que van a estar muy bien invertidos.





Con la llegada de la nueva generación de consolas, Sega utilizó un nuevo motor gráfico llamado Magical V-Engine, que destaca por ser capaz de emular unas cuántas expresiones y mover no solo ojos y boca, sino toda la cara con cada expresión. Esto viene a mejorar aún más el cuidado aspecto de los personajes principales del juego, ya que los secundarios con copy-pastes aleatorios que no se diferencian en mucho. Al igual que en Yakuza 1 y 2, algunos personajes que nos podamos encontrar por ahí nos pueden dar misiones secundarias o podemos interactuar con ellos de manera verbal, dándoles nuestra opinión sobre la construcción de un puente o decidiendo si decir la verdad o mentir a una fan de un chico que ha sido hospitalizado. Esta aventura comienza una vez más en Kamurocho, aunque visitando tumbas (no os diré de quiénes) para despedirse de la ciudad y tomar rumbo a Okinawa, donde Kazuma reabrirá el orfanato donde creció con la ayuda de Haruka. Los problemas vienen cuando el terreno en el que se sitúa el orfanato va a ser vendido por Shigeru Nakahara (familia Ryudo) tras las presiones de la prensa y del Gobierno. En ese terreno se edificarán una base militar americana y un resort que impedirán que los huérfanos de Okinawa tengan un lugar donde vivir, y ahí es donde Kazuma entra en acción una vez más, aparte de los problemas que van surgiendo con su antigua familia y con el Clan Dojo.


Otra vez tenemos un juegazo. No lo digo solo porque me guste la saga, es que una vez más todo lo que parecía que no se podía mejorar se ha hecho, y se han añadido minijuegos como los karaokes, los dardos, el póker o la posibilidad de tener citas con chicas a las que tienes que ir agradando como si fuera un simulador de citas... Los gráficos vuelven a ser junto con la historia el punto fuerte de Yakuza 3, no solo los personajes están bien diseñados, sino que ahora puedes ir a la ciudad al barrio de los mercados y leer perfectamente los letreros (pero en japonés), o ir a los puestos y distinguir de qué es cada puesto según los artículos que tengan expuestos. Las animaciones y los vídeos también se han mejorado mucho, teniendo las mejoras en iluminación mucho que ver en todo esto, en los vídeos puedes ver hasta el sudor de los luchadores, cosa que hubiera sido difícil de incluir en las peleas pero que no hubiera estado de más. La llegada del Blu-ray hizo que el juego pudiese ocupar más del doble de espacio y añadir vídeos de una gran calidad (20GB frente a 8GB de Yakuza 2). Cabe decir que en la versión europea (y en la americana) se ha eliminado el minijuego del mahjong al no ser un juego al que los occidentales estemos acostumbrados a jugar. No hablamos del mahjong de encontrar dos piezas iguales, sino al juego chino de verdad que es MUCHO más complicado. Además un añadido a las peleas, y es que puedes aprender nuevos combos y nuevas técnicas después de observar una pelea entre terceros y grabarla con el móvil.



Yakuza 4 podemos decir que es a Yakuza 3 lo que el 2 fue al 1. Es más de lo mismo, pero mejor. En Europa no tuvo tanta acogida sobre todo por el precio, el juego costaba hasta hace poco 70€ mientras nos podíamos encontrar Yakuza 3 por 15€ (nuevo) en cualquier tienda, e incluso el mismo Yakuza 4 por 35€ nuevo en tiendas de importación (y la versión europea). El público no se decidió por comprar un juego que ni siquiera estaba traducido, aún menos en pleno auge de los (odiosos) FPS y de los juegos de zombies (más tarde hablaremos de ello). Textos en inglés, voces en japonés, para muchos un "no" rotundo, para otros una auténtica experiencia que merece mucho la pena si se trata de juegos así. Se añaden minijuegos como el pachinko (las tragaperras), darte un baño en el onsen, jugar con las cartas hanafuda y el ping pong, y la posibilidad de dirigir nuestro club de alterne, algo que la versión japonesa de Yakuza 3 sí tiene pero que no nos llegó a Europa (ni a América).


En las más de 40 horas de juego lo que más llama la atención es que no vemos una historia más de Kazuma, sino que jugaremos con cuatro personajes diferentes a la vez, un capítulo por personaje en los cuales nos meteremos en la piel una vez más de Kazuma, aparte de Masayoshi Tanimura, un policía corrupto, Shun Akiyama, propietario de Sky Finance, y Taiga Saejima, un yakuza condenado a muerte por el asesinato de 18 miembros de un clan. A todo esto se añade la posibilidad de recorrer Kamurocho por las calles, por los tejados o por las alcantarillas dependiendo de la misión que estemos llevando a cabo.



Yakuza 4 es el final de un ciclo en PlayStation 3, ya que Yakuza 5 estará diseñado con un nuevo motor gráfico que, por lo que estamos viendo hasta la fecha, es aún más detallado que el anterior. Este mes de diciembre saldrá el juego en Japón y podremos disfrutar del control de Kazuma, Shun Akiyama, Taiga Saejima y el ex jugador de béisbol Tatsuo Shinada, retirado después de ser relacionado con asuntos de apuestas ilegales. Además podremos controlar por primera vez a Haruka, que ahora es una estrella musical en Osaka. Si hablamos de Osaka también diremos que en Yakuza 5 podemos deambular por cinco ciudades, entre las que se incluyen la citada, Tokyo, Nagoya, Fukuoka y Sapporo, recorriendo prácticamente el país de este a oeste (o al revés, como queráis decirlo). Habrá nuevos minijuegos de baile con Haruka, entre otras cosas, y vendrá a mejorar lo que hasta ahora ya había hecho bien Sega con la saga Yakuza. También podemos comprar (solo en Japón) la nueva PS3 Super Slim en color negro y con detalles plateados con motivos de Yakuza 5.








Acerca de la saga de Yakuza, se han producido hasta la fecha tres spin-offs destacables. Tenemos dos juegos para PSP dentro de la subsaga Black Panther, que tratan cómo Tatsuya Ukyou deja el instituto para pelear en la calle. Un día intenta robar a un prestamista chino y acaba asesinando a un miembro del Clan Tojo. Desde ese momento no hay marcha atrás... No son juegos que destaquen por su poderío gráfico (hablamos de PSP), así que Sega aprovechó para contarnos estas dos historias con mucho más vídeo que acción. La parte mala es que los juegos no salieron de Japón y no podemos disfrutarlos ni siquiera subtitulados en inglés, pero la dinámica es prácticamente la misma que la del resto de Yakuzas pero en una consola portátil mucho menos potente.





Otro spin-off extraño fue Yakuza Kenzan!, es el tercer juego que se hizo de Yakuza y también el primero para PlayStation 3, aunque no tiene nada que ver con la historia ni tan siquiera con los yakuza. En este juego Kazuma (Kazumanosuke) está a las órdenes del ejército Tokugawa, y Haruka hace el papel de una chica que pide a Kazuma que acabe con el asesino de sus padres, el histórico y famoso personaje de Musashi Miyamoto.




También hay otro spin-off del que se me hace raro hablar. Yakuza: Of the End salió de Japón con el nombre Yakuza: Dead Souls, con eso ya sabéis lo que os podréis encontrar. En pleno auge de la moda de los zombies, Sega intentó fusionar con más pena que gloria una saga tan realista como era Yakuza hasta ahora con algo como el apocalipsis zombie que sucede en Kamurocho. La población de este barrio se convierte en zombie y las Fuerzas de Defensa no pueden hacer nada contra ello. Solo un soldado sobrevive, Asagi Misuzu. Kazuma vuelve de Okinawa al recibir una llamada de un hombre misterioso que dice haber secuestrado a Haruka, y solo cuatro personas pueden hacer frente a todos estos zombies en medio de tantos problemas. Este último juego no me gusta incluirlo en la saga Yakuza porque aunque compartan nombre un Yakuza no es un juego de coger escopetas y liarte a tiros con zombies. Buen juego, no lo niego, pero no es Yakuza.




Bueno, hasta aquí puedo hablar de la que para mí es la mejor saga de Sega junto con Phantasy Star. He intentado ser breve y seguro que me he comido muchas cosas, así que os pido que no me deis muchos palos por esta reseña y que disfrutéis de los juegos, que todos y cada uno de ellos (sí, hasta Dead Souls) merecen la pena.

Contáctanos

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *