Administrador y redactor de El Rincón Nipón.

lunes, 27 de agosto de 2012

Animes que hay que ver: Summer Wars

En la sección Animes que hay que ver os voy a recomendar eso, una serie de animes o películas de animación japonesas que tenéis que ver cuanto antes. Esta vez vamos a hablar de Summer Wars, una película de ciencia-ficción centrado en la red social de Oz, o de cómo Facebook querría llegar a ser.


Nada más que salieron en Japón las primeras imágenes sobre la película ya se atisbaba la calidad del anime que estábamos a punto de ver. Tras haber visto un par de veces La chica que saltaba a través del tiempo, una vez en versión original subtitulada y, cuando salió en España, ya en nuestro idioma, sabía lo que podía esperar de un nuevo filme de Mamoru Hosoda, así que las expectativas sobre Summer Wars eran muy altas. Corría el verano del 2010 y no tenía nada nuevo que ver y demasiado tiempo libre por las noches, así que conseguí el ripeo de la edición Blu-ray japonesa y un pack de subtítulos en inglés. El archivo de vídeo eran (si mal no recuerdo) algo menos de 4GB, una capacidad que me permitía copiar la película en un pendrive y verlo con la PlayStation 3 en la televisión en una calidad mucho más que decente. Nada más encender la consola encontré los subtítulos en español en una página, así que el ansia de ver la película aumentaba por momentos. Nunca me imaginé antes de ver la película que esas expectativas quedarían reducidas a nada.

Pulsé la X del mando para reproducir el vídeo y, después de la típica y odiosa animación de la Warner Bros, otra sobre la NTV y otra sobre el estudio Madhouse, comenzó un ordenador a hablarnos sobre Oz, una red social en la que interactúas mediante un avatar o personaje virtual. Con la presentación que da digamos que se refiere a un "Facebook" en el que interactúas no mediante un perfil y páginas, sino con un avatar en un mundo virtual donde se sitúan las tiendas (páginas), lugares de reunión (chats o eventos)... y además puedes pelear contra otros avatares para hacer al tuyo más fuerte. Vamos, la red social ideal, además de tener el mejor sistema de seguridad del mundo.
 
Toda la historia comienza cuando Kenji, un apasionado y genio de las matemáticas, pierde en la primera fase de las Olimpiadas Matemáticas de Japón. Ese pesar hace que intente refugiarse en Oz junto con su personaje, con un cierto parecido a Mickey Mouse. Cuando Natsuki irrumpe en la habitación donde se encuentra, ella busca desesperadamente a alguien que acepte un "trabajo de verano", mientras Kenji y Takashi trabajan en la seguridad de Oz en unos ordenadores Dell con Windows 7 . El trabajo es acompañar a Natsuki a su casa de campo durante el verano, pero todo esto iba un paso más allá... Natsuki buscaba presentarle a su bisabuela al que sería su prometido, pero Kenji no sabía absolutamente nada de esto, aunque acaba aceptando para fingir dicho compromiso durante el tiempo que estén con la familia de Natsuki. Una noche Kenji recibe un SMS con un código a resolver y él, muy ingenuo, responde la solución. Este código era el algoritmo de seguridad de Oz, y ahora una persona desconocida había accedido al núcleo del programa saltándose todas las protecciones posibles, haciendo de Oz un auténtico caos. Love Machine, un avatar creado por alguien, se había hecho con el poder en la red social y solo King Kazuma (el avatar bueno) se le opone. Gran sorpresa se lleva Kenji cuando se entera de que King Kazuma es el avatar de Kazuma, un primo de 13 años de Natsuki. Love Machine es un avatar capaz de "comer" al resto de avatares a los que vence y así multiplicar su poder, pero Oz no es una red social cualquiera, tiene el control sobre prácticamente todas las máquinas del mundo, y en todo el mundo comienzan a fallar los semáforos, los GPS y se empiezan a lanzar misiles, concretamente uno va a caer encima de la casa de campo de los Jinnouchi...

La historia está muy bien llevada dentro del núcleo familiar de Natsuki, haciendo que toda la familia colabore dentro de sus posibilidades para detener a Love Machine y, como casi siempre, para salvar al mundo. Sin embargo, en Summer Wars la trama de amor y de salvar al mundo no es tan típica como en otras películas, que llega a aburrir y a cansar las diferencias que hay entre el amor y el mundo, es más, obviando la parte en la que Kenji es presentado en la familia la verdad es que no hay una trama de amor presente en la historia más que el amor (y el odio) familiar. El guión de Satoko Okudera (también conocido por el de La chica que saltaba a través del tiempo) engancha demasiado pronto con la idea de la red social perfecta. Esta red social tiene un gran parecido con una red social anteriormente diseñada por Mamoru Hosoda, Digimon: Our War Game, película en la que él trabajó allá por el año 2000 y que tantas alegrías nos dio a los fans de la saga Digimon.

Sobre la banda sonora, el detalle con el que Akihiro Matsumoto detalla Oz mediante la música me ha parecido increíble. En ocasiones parece que estás dentro de un videojuego mientras suena música muy similar a la de los juegos de RPG a los que no se diferencia mucho Oz salvo por el aspecto social de la red. Esto junto con el gran esfuerzo que Yoshiyuki Sadamoto (Neon Genesis Evangelion) ha hecho con el diseño de los personajes ha sido lo que más me ha impactado de la película. El apartado gráfico es espectacular, la sensación de vivir dentro de la red social, los "bits" volando por ahí al igual que ocurría en Digimon... pero todo mucho más evolucionado. El detallado movimiento de los personajes en las peleas no tiene nada que ver ni con la serie de Toei ni con las películas que el estudio producía 10 años atrás, aunque sí es cierto que se observa un gran parecido entre ambas películas en cuanto al mundo digital se refiere.

La calidad del trabajo del equipo de Madhouse hizo que en 2011 fuera una película precandidata a recibir el Oscar a la mejor película de animación, pero finalmente quedó descartada por Toy Story 3 (Disney vende mucho), aunque a mi juicio sí que es una película mucho mejor que la de Disney, que quedó primera por delante de Cómo entrenar a tu dragón (Dreamworks) y de El ilusionista (Canal+ Francia), algo que me demostró la nula credibilidad de estos premios.

No voy a convenceros de que veáis esta película. Solo os obligo a hacerlo, Summer Wars es una delicia del cine de animación japonés. Posteriormente fue adaptado al manga, del que no voy a opinar porque no he leído. El Blu-ray está a unos 18 euros en tiendas, 11 euros la versión en DVD pero os recomiendo la primera por calidad y por costar solo 7 euros más. Yo la he incluido en mi lista de must-have sobre todo por el aspecto gráfico, me encantan esas imágenes que no están muy cargadas pero tampoco lo contrario, ha sido la primera película de animación japonesa que me he comprado en Blu-ray (por 22€ de aquella) y desde entonces la he visto unas 4 veces, 2 de ellas con mi hermano de 5 años al que ya he aficionado al mundo del anime

Contáctanos

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *